18 de February del 2015

Obra nueva y rehabilitación

En la obra nueva las soluciones preindustrializadas son la mejor opción para combinar la versatilidad funcional con el ahorro energético. Las soluciones tradicionales, por el contrario,  requieren mucha mano de obra, suponen un consumo energético más elevado y generan un importante volumen de residuos.

En el otro extremo, las soluciones de prefabricación integral y fabricación seriada presentan grandes ventajas para solucionar programas simples y repetitivos.

En la rehabilitación el planteamiento arquitectónico es distinto del de la obra nueva: los materiales y sistemas a emplear deben tener unas condiciones adaptadas al edificio original.

Hay que usar materiales ligeros que no sobrecarguen la estructura existente y que puedan conectarse eficazmente con los materiales antiguos. Conviene escoger soluciones secas, crear cámaras para el paso de instalaciones que no dañen la estructura y muros originales, y en general, aplicar sistemas compatibles con la accesibilidad y seguridad del edificio existente.